Análisis/ÚLTIMAS ELECCIONES

Cuando las encuestas sobre intención de voto fallan

Hasta ahora, en España, pocas elecciones han roto las predicciones de los estudios sociológicos elaborados tanto por organismos públicos como privados. Sin embargo, las últimas elecciones autonómicas -Catalunya, Euskadi y Andalucía-, han mostrado la tendencia creciente de los sondeos a equivocarse.

Por: Arturo Puente

Hay algunas consideraciones obvias. Los resultados de sistemas multipartidistas son más difíciles de anticipar puesto que un pequeño cambio en el voto obtenido por un partido puede traducirse en un gran cambio en el conjunto a la hora de repartir los escaños. Este fue el caso de Euskadi en las elecciones del pasado octubre. El Euskobarometro, estudio de opinión bianual de la UPV-EHU, arrojó en junio unos resultados que dejaban al PNV entre 3 y 4 escaños por debajo de los que finalmente obtuvo, 27. A su vez, predecía una tendencia alcista para el PP (2-3 escaños) y aseguraba 23 escaños para EH Bildu, pese a que finalmente se quedó en 22.

Más sobre este tema:

La dificultad de aquel pronóstico residía en la irrupción de un pesado grupo, la coalición EH Bildu, que concurría a las elecciones con todas sus siglas tras una legislatura fuera del parlamento gasteiztarra. Tras un rosario de sonadas victorias abertzales en las locales y generales, pocos estudios predijeron el pinchazo de la burbuja de Bildu. Solo el Gabinete de Prospección Sociológica, dependiente del Gobierno Vasco, anticipó los 21 escaños de la coalición capitaneada por Laura Mintegui.

Más interesantes aún fueron las predicciones relativas a las elecciones andaluzas, celebradas el 25 de mayo. Todas las encuestas mostraban al PP al borde de la mayoría absoluta. La encuesta del CIS, organismo público de demostrada solvencia en anteriores citas con las urnas, otorgaba en marzo una ventaja de 7,2 puntos al partido de Javier Arenas. De haberse cumplido, el PP hubiese logrado una ajustada mayoría absoluta, con 55 diputados. Los sondeos de instituciones privadas daban a la formación conservadora más ventaja. La Razón les pronosticaba una horquilla de 55-57 diputados, El País 59, ABC 58 y La Gaceta 57. El Mundo era algo menos aventurado y sotorgaba al PP una horquilla entre 54 y 57 asientos. Al mismo tiempo, todos los estudios oficiales y privados pronosticaban una subida de IU, aunque ninguno de ellos les daba más de 10 diputados.

El 25 de mayo todos los estudios sociológicos fallaron en Andalucía. El Partido Popular de Arenas no sobrepasó la barrera de los 50 diputados, IU se dobló, pasando de 6 a 12 diputados y el PSOE se quedó en los 47, solo 3 por detrás de su principal rival. Estos resultados permitieron a Griñan revalidar su mayoría pactando con IU. Pese a que la sorpresa había sido vaticinada unas horas antes por las encuestas a pie de urna, al día siguiente todo el país se preguntaba el porqué de los errores en las encuestas.

El último caso son las recientes elecciones catalanas de noviembre de 2012. Artur Mas había convocado los comicios con la esperanza de revalidar y ampliar una mayoría de cara a una futura consulta sobre el Estado Catalán. El 11 de noviembre, La Vanguardia publicaba una encuesta, elaborada por Feedback, que dejaba al partido de Mas entre los 62 y 64 escaños. Un día después, El Periódico corroboraba este resultado, en un estudio firmado por GESOP.

Acercándonos al detalle, la evolución de las encuestas de los dos principales diarios catalanes es muy significativa.

grafico2

Comparativa entre encuestas y resultados electorales. Aitor Arregui, Flamingo Estudio

Como se observa en el gráfico, los principales diarios catalanes no pudieron predecir la caída de más de 1o diputados de CiU, aunque ambos adelantaron la tendencia decreciente que la formación nacionalista tuvo en la última semana de la campaña. Este pequeño acierto no oculta los errores de bulto de ambos estudios. La Vanguardia, a sólo una semana de las elecciones, daba a ERC 15 diputados como cuarta fuerza. La formación liderada por Junqueras fue finalmente segunda fuerza, con 21 diputados.

grafico1

Comparativa entre encuestas y resultados electorales. Aitor Arregui, Flamingo Estudio

Tampoco el estudio encargado por El Periódico a GESOP fue capaz de acercarse a los resultados reales. El diaro catalán dejaba al PSC y PP empatados a 16 diputados, lejos de los 20 y 19 respectivamente que obtuvieron al final.

Dibujo por Jianjié “Alma” Zhu.

Dibujo por Jianjié “Alma” Zhu.

Los organismos oficiales, el Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) y el CIS también fallaron. El CEO, que acostumbra a realizar sus estudios de manera telefónica, publicó un estudio sobre una muestra de 800 encuestados que daba la mayoría absoluta a CiU con entre 69 y 71 escaños. Algo más se acercó el CIS, con una muestra de 2.983 entrevistas presenciales, al otorgar a los nacionalistas catalanes entre 63 y 64 diputados, lejos de la mayoría absoluta.

Los datos de ambos organismos se mostraron equivocados, aunque el peor parado fue el CEO.  Su director, Jordi Argelaguet, puso su cargo a disposición de sus superiores al día siguiente de las elecciones, aunque defendió el estudio de su organismo asegurando que “la estimación que se hizo en aquel momento se correspondía con los datos obtenidos”. Argelaguet justificó su error aduciendo al número de indecisos y a la incidencia de la campaña en la decisión final de los votantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s